Estigma : reflexión desde la cercanía

Estigma

Entiendo el estigma como creencias hacía un grupo de personas que llevan a un rechazo social, en el que se da por supuesto características personales de las personas integrantes en los grupos estigmatizados. La función del estigma es restar valor a estos grupos, para aumentar el bienestar de las personas que necesitan que esos grupos o esas personas mantengan una posición inferior.                        

Esa diferenciación o diferenciaciones que definen a los integrantes de los grupos estigmatizados, tienden a dar por hecho una menor capacidad de adaptación a los estigmatizados, en las sociedades o grupos que permiten el estigma

En el caso de la enfermedad mental, hay una parte impuesta, el diagnóstico, y hay otra subjetiva que es la interpretación de ese diagnóstico y su representación social. La representación social del diagnóstico parece ser injusto, una injusticia marcada por el desconocimiento, el miedo y en resumen la imprevisibilidad, o el no saber que puede pasar. Esto nos hace alejarlo para que no ponga en riesgo el bienestar, y sobre todo para protegernos pensando que a nosotros no nos puede pasar, y tendemos a asignar factores personales a las causas, alejando el fantasma del trastorno mental.

En realidad la falta de información y desconocimiento de las personas afectadas, nos hace tener una visión distorsionada de lo que está sucediendo, una visión que nos protege, y que necesitamos para nuestra seguridad, seguridad ficticia que conservamos porque confiamos que esta visión al estar consensuada por una mayoría no entra en conflicto social ni clínico, y eso nos aporta la seguridad que necesitamos dentro de nuestra gran vulnerabilidad. Pero si en algún momento nos diéramos cuenta que cualquier persona somos candidatos de pasar por un trastorno mental, y que eso no tiene por que ser determinante en nuestra integración posterior, nos podríamos dar cuenta de la injusticia tan grande de la que estamos participando gran parte de la sociedad. Si realmente nos pudiéramos hacer conscientes de  que 1 de cada 4 o 1 de cada 3, va a pasar a lo largo de su vida por un trastorno mental, nos daríamos cuenta de la extravagancia tan grande en el estigma de este grupo y sería más sencillo convivir con nuestros mecanismos sin rechazarlos ni esconderlos de nosotros mismos.

Si pudiéramos pensar que el trastorno mental, es un periodo de protección de nuestra mente para poder afrontar situaciones que no hemos podido soportar, y que esta situación nos sirve para poder seguir viviendo lo que de  otra forma no hubiéramos podido vivir. Resultaría más sencillo para todos el normalizar este estado de la población, por el que vamos a pasar o estamos pasando 1/4 ó 1/3 de nosotros.

Juan Martínez de la Cuadra (psicólogo Centro de Día Rey Ardid).

Anuncios

2 Respuestas a “Estigma : reflexión desde la cercanía

  1. Bajo mi punto de vista, el estigma no solo es una acción discriminatoria,.sino una falta de respeto y de educación.
    Debido a él, las personas que sufren de enfermedad mental se encuentran con barreras como inseguridades, desconfianza y prejuicios, tanto con uno mismo como con el entorno.
    A pesar de ello me atrevo a decir que en ocasiones, las dificultades de los demás nos favorecen, y que solo notamos la injusticia si nos perjudica.. y me temo que en parte, aunque haya dificultades ajenas que nos perjudican ,hay injusticias que nos favorecen….
    En este caso, el estigma crea dificultades y una gran injusticia, sin favorece al que lo crea ni al que lo capta. Así que para mi es todo un desafío entender su objetivo.
    Supongo que no existe mortal que sea cuerdo a todas horas.
    ¡Exquisita reflexión Juan!

  2. Comparto tu enfoque Irene, la injusticia para unos y el beneficio de esa injusticia para los demás, creo que de eso se trata, tampoco creo que la población elija con plena libertad esta forma de pensar, sino que se protege ante un verdad mucho más dura, “QUE YO TAMBIÉN PUEDA PASAR POR UN TRASTORNO MENTAL Y FORMAR PARTE DE ESE GRUPO ESTIGMATIZADO”.
    Gracias Irene por completar esta reflexión.

    Un abrazo, Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s