Prácticas en el CRAP

Que ha supuesto mi estancia, como estudiante de prácticas, en el Centro de Día de la Fundación Rey Ardid y que impacto ha tenido en la evolución de mi experiencia y opinión como estudiante y como ciudadano hacia las personas diagnosticadas de trastorno mental grave.

559834_421079147980583_1586278282_n

Cuando llegue por primera vez al Centro de Día hace un año tenía claro que era un centro de rehabilitación y atención psicosocial. Cual fue mi sorpresa al descubrir que mis tutores de Grado no me habían informado que este centro estaba dedicado al trastorno mental grave. “¡GRAVE!” pensé yo. No había estudiado este colectivo en la carrera a pesar de estar en 3º de Psicología. “¿Serán como en el las películas? ¿Agresivos? ¿No se puede hablar con ellos con normalidad porque viven al margen de la realidad?”. Esa fue mi primera impresión, nerviosa a la par que curiosa. Para más inri, al salir del despacho del psicólogo me cruce con un usuario, el cual me involucró en un delirio que estaba teniendo en ese momento, “¡Dios mío!” Ese fue mi primer día de prácticas.

Después de esto, tuve la oportunidad la permanecer en el Centro de Día durante ochenta horas gracias al programa de Practicas Externas del Grado. Durante este periodo pude empezar a conocer a los usuarios de este centro, incluso pude visitar el Club Social y Espacio Visiones. Amables, educados, sociales, activos, sobre todo agradecidos… Todos cogen el autobús por las mañanas desde su casa para venir al centro, siguen una agenda de trabajo diario, después vuelven a su casa, incluso algunos viven de forma independiente.  El que no tenía un expediente académico de instituto mejor que el mío tenía un historial de vida lleno de trabajo y esfuerzo. Al finalizar este periodo me dije: “¡Que equivocado estaba! Y que falsos son los mitos imperantes en la sociedad sobre este colectivo”.

Al siguiente año académico, ¡4º año de Grado! Estudié, casualmente, una asignatura llamada Trastorno Mental Grave. Provechosa experiencia que me permitió aunar datos teóricos con lo visto en el centro de prácticas. Mi conclusión final fue: “Una persona con trastorno mental grave posee cierto deterioro en determinadas áreas que afectan a su vida cotidiana, lo cual supone una dificultad, que no un impedimento. Con ayuda psicológica y farmacológica esa dificultad puede llegar a volverse invisible al ojo del ciudadano sin trastorno”.

Después, tuve la suerte de poder volver al Centro de Día. Esta vez gracias al programa de Prácticum de doscientas cuarenta horas. Grata sorpresa el que se acordasen de mí y se alegrasen de verme. Esto me permitió estrechar el contacto con los usuarios ya conocidos y con nuevos a través de entrevistas y talleres. Incluso poder observarles en un ambiente diferente al del centro, como fue en una excursión. Es increíble como el hecho de estar con ellos fuera de cuatro paredes con un ambiente clínico provoca en ellos un impulso brutal que muestra su verdadera forma de ser. Sentido del humor, preocupaciones filosóficas, gusto musical, hobbies muy sanos. Nada diferente al de un ciudadano de a pie (o incluso más ejemplar), al cual le comentas “…Trastorno mental grave…” y te contesta “¡GRAVE! ¿Cómo en las películas? ¿Los que son agresivos? ¿Con los que no puedes hablar?”.

Pablo Gil García, alumno 4º año Grado de Psicología UNIZAR

Anuncios

4 Respuestas a “Prácticas en el CRAP

  1. Felicidades por tus reflexiones Pablo y por tu dedicación a los usuarios del centro. Para poder llegar a estas conclusiones creo que es necesario estar bien dotado de sensibilidad y empatia y también dejarse llevar un poquito más por lo que uno experimenta en el trato directo y no tanto en los libros..Enhorabuena y un abrazo gordo

  2. Siempre he promocionado mucho el tener alumnos de prácticas de las diferentes disciplinas psicosociales y sanitarias en nuestros centros (aunque a veces estáis tantos que no cogemos!!!) porque creo que el feedback que esto genera no se puede conseguir de otra manera: vosotros aportando ilusión y dinamismo y nosotros la realidad, nuestra experiencia y el contacto humano. Por eso, me reconfortan tus palabras y me indican que estamos en el buen camino. Espero que conocernos (sobre todo a los usuarios) haya cambiado algo de tu forma de ver y estar en el mundo. Gracias por compartir este tiempo con nosotros, por nuestra parte ha sido un placer.

  3. Muchas gracias por tu comentario Marigel.
    Un abrazo.

  4. ¡¡¡PLAS, PLAS, PLAS!!! ENHORABUENA POR TU POST, PABLO, ME HA GUSTADO MUCHO. MUY BUENO.
    Eva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s