Mi cuerpo habla…

El cuerpo es nuestro vehículo de vida. En él todo lo que vivimos se  queda impreso, como si de un gran lienzo se tratara, este se va pintando de emociones, pensamientos, sensaciones, sentimientos… que  van modelando nuestra postura, la forma de andar, de expresarnos, de abrazar…Lo que somos también se manifiesta en nuestro cuerpo, nuestra identidad también es corporal.

20150123_10181220150224_195438

El cuerpo es sabio, de forma que va aprendiendo a acomodarse según la experiencia vivida, adquiriendo un patrón de movimiento, una estructura corporal determinada,  a veces asociada a determinados sucesos vinculados a  emociones, otras se modifica según el impacto de la experiencia. El cuerpo es también un libro, en él se hallan escritos todos los acontecimientos vitales, es nuestra memoria impresa que siempre nos acompaña, el trabajo de cada uno es desempolvar las letras ocultas.

20150123_10105720150224_195503

 

Nuestro cuerpo, también es un espejo de cómo estamos, cómo nos sentimos, y suele ser más revelador que nuestra propia palabra. El cuerpo siempre nos da más información de la que se verbaliza, para conocerlo y conocernos es necesario pararnos a observar cómo esta, qué partes sienten tensión o se encuentran relajadas, hacia dónde está mi mirada, si hay alguna parte del cuerpo abierta o cerrada, si hay zonas en las que cargo más peso o se encuentran livianas..

 

20150123_10213420150224_195537

Desde este descubrir cómo funciona esta maravillosa máquina que es el cuerpo, y cada persona como conductor de su exclusivo vehículo vital, es desde donde partimos en Danza Creativa abriendo   un espacio para observar cómo se modifica mi cuerpo según la vivencia. Para ello, en esta ocasión, trabajamos sobre tres ideas a observar:

  • ¿cómo está mi cuerpo cuando me siento feliz?
  • ¿cómo está mi cuerpo cuando siento malestar?
  • ¿cómo me gustaría estar corporalmente?

En primer lugar, se plasmó de forma plástica estos conceptos y posteriormente se vivenciaron en el cuerpo, observando cómo era la forma adoptada para cada situación, dónde se encontraban  las tensiones, cómo estaban repartidos los pesos, la postura adoptada…. Y se iba pasando por los tres estados, comenzando con una observación más detallada, hasta ir pasando más rápidamente por todos. Poco a poco cada persona establecía cómo era el ritmo que quería tomar para observar cada postura en cada supuesto.

20150123_10123720150224_195417

Las observaciones que extrajimos son las siguientes:

En relación a la primera: El cuerpo está abierto, más ancho, me siento grande, activo, animado, puedo hacer más cosas, puedo ver muchas cosas.

La segunda fue: siento inquietud, tensión en las articulaciones, los huesos se resienten, los hombros están caídos, los huesos se resienten, no tengo ganas de hacer nada, la postura corporal es cerrada y encogida, mi mirada está hacia abajo.

Las respuestas a la última pregunta son: me gustaría estar con sensación de fortaleza, delgada, con más movilidad, ágil, más feliz.

Como conclusión final, se extrajo que todo lo que se había expresado mediante el dibujo y la práctica corporal, ya estaba y está en nosotros, solamente que esta vez se había generado un espacio de observación y descubrimiento. De modo que cada persona tiene la oportunidad de modificar su postura hacia cómo le gustaría sentir su cuerpo, y dicho cambio corporal repercute en cómo nos situamos en el mundo, la decisión de cambiar está al alcance de cada cuerpo.

 

Post by Alba Vera

Monitora del Club Social

Responsable actividad de Danza Creativa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s